Inicio del día

¿Cuántas cosas hacemos automáticamente en el día?
Pensá un poco en tus rutinas, sirven, ayudan a aminorar gastos de atención.
¿Pero qué ocurre? a veces esas repeticiones automáticas nos generan molestias y no nos damos cuenta. Pensando en el cuerpo, se me ocurre ahora en el inicio del día.
Me despierto, ¿cómo me levanto? ¿De un salto? ¿apurado? ¿con el ceño fruncido?
Te recomiendo que no te olvides de desperezarte todas las mañanas, tomarte tu tiempo, poner el cuerpo en marcha y cuando decidas incorporarte lo hagas siempre de costado, quedes unos segundos sentado, muevas tus hombros, tus piernas, tus tobillos, apoyes tus pies en el piso y allá vamos....metele una sonrisa.
Probalo.
Mónica